Como parte del plan Toda una Vida nace el programa intersectorial de Nutrición y Alimentación para reducir la desnutrición crónica en niños de cero a cinco años.

La iniciativa entró en funcionamiento en enero de este año y ha llegado a 4.000 mujeres embarazadas y 25.000 niños de las provincias de Tungurahua, Cotopaxi, Chimborazo y Pastaza.

Personal del Ministerio de Salud Pública (MSP) registra las mujeres embarazadas y se asegura de que reciban atención los nueve meses de gestación, así como suplementos vitamínicos que fortalezcan su organismo y el del bebé.

Las estadísticas del MSP muestran, en el caso de Chimborazo, que los cantones Guamote, Alausí y Colta tienen 49% de desnutrición en niños de cero a cinco años.

Además los resultados del estudio muestran que el 70% de los menores son alimentados con leche materna pero la desnutrición y anemia se presentan pasados los seis meses.

Es decir la edad en la que ellos dejan de lactar o si continúan con la leche materna ya no les proporciona la misma nutrición por lo que necesitan suplementos.

“Estamos trabajando en 12 cantones de las cuatro provincias. Queremos que las futuras mamás estén bien alimentadas, que consuman el ácido fólico y hierro. Hay que bajar la desnutrición en los niños”, indicó Verónica Guanga, especialista zonal de Promoción de la Salud.

Guanga indicó que en la zona rural los técnicos, doctores y enfermeras visitan los domicilios de los pacientes, les dan atención médica y les hablan de la buena nutrición.

El registro les muestra además quién no ha ido a los controles mensuales, por lo que de forma inmediata despliegan un equipo que busca las causas de la inasistencia. (I)

WhatsApp Consultanos en WhatsApp